Amoxcalli Blog

de los códices al blog, una biblioteca es mi boleto para viajar... pienso dar una vuelta al mundo y ¿quién sabe? tal vez nos encontremos.

octubre 17, 2005

Escritores y bibliotecas.
"El escritor hispano-peruano Mario Vargas Llosa relató ayer en Berlín sus recuerdos personales de las bibliotecas de las ciudades en las que vivió, como las de Lima, Madrid, Paris, Londres y Berlín. En algunos casos, "tengo más recuerdos de las bibliotecas que de las personas de carne y hueso", dijo el autor al pronunciar la conferencia central del 75º aniversario del Instituto Iberoamericano de Berlín, una de las plataformas centrales para las ciencias latinoamericanas y el intercambio cultural.
Al viajar por la memoria, Vargas Llosa explicó que una biblioteca tiene una "multiple función" y que puede "enriquecer la vida de los seres humanos en una vida que hoy es rutinaria. Basta con estar en una biblioteca para que la vida se convierta en aventura absolutamente vital". Vargas Llosa pasó "muchas tardes" en la biblioteca del instituto en el corazón de la capital alemana, en el que confluyen casi todas las actividades relacionadas con España, Portugal y Latinoamérica de cualquier otra institución o entidad alemana y extranjera. Sus lectores son estudiantes, investigadores, funcionarios, políticos, escritores y artistas.
El Instituto Iberoamericano nació en 1930 de una donación realizada por el argentino Ernesto Quesada a Alemania. A estos 82.000 libros se juntaron 25.000 de la llamada Biblioteca de México de Hermann Hagen, que se formó en su momento con la ayuda del entonces presidente mexicano, Plutarco Elías Calles. La biblioteca reúne hoy 830.000 libros y crece cada año en unos 17.000. Dispone de 29.000 títulos de revistas y una gran cantidad de grabaciones, mapas, fotografías, carteles y películas.
Una buena biblioteca es para Vargas Llosa más que un archivo de libros. "Es también un lugar donde soñar y fantasear. Es en sí un objeto mágico como ese Aleph que figura en los cuentos de Borges. Ese pequeño Aleph en el que está representado el universo", destacó Vargas Llosa.
El escritor recurrió al Instituto Iberoamericano para "documentarse" sobre algo que ocurrió "en un lugar muy lejos". Recibió "con mayor gratitud" los grabados y las publicaciones de época para escribir La fiesta del chivo.
Señaló que el tiempo no corre en la biblioteca del mismo modo que fuera de ella. Allí, "el tiempo es una materia que circula". El pasado, presente y futuro coexisten. Es, además, "un lugar que nos permite viajar, trasladarnos a otros mundos". (lo mismo digo)
Contó Vargas Llosa que encontró en su primera biblioteca, la de la Universidad de San Marcos, donde él estudió, el libro que le acompañó a lo largo de su vida, Tirant de Blanc, del siglo XV. En la del Club Nacional, donde trabajaba dos horas diarias, se entretuvo con "una maravillosa colección de literatura erótica" dirigida por Apollinaire. La biblioteca favorita de Vargas Llosa, aquel lugar de "estímulo para la fantasía e imaginación" donde escribió la mayoría de sus libros y que enriqueció su "propia condición de ser humano", era la desaparecida British Library, con su cúpula, "su olor a cuero y a papel" y el "ruidito de las carrocitas que llevaban los libros", que ha sido sustituida por un edificio "que se lleva el récord como la biblioteca más fea del mundo."
Mario Vargas Llosa está convencido de que los libros no desaparecerán, porque producen imágenes "que nos llevan por sus mundos, crean curiosidad y espíritu crítico, y descubren que el mundo está mal hecho." Las propias letras del escritor lo demuestran y la Universidad de Humboldt le concederá hoy por este motivo el título de doctor honoris causa."

1 comentarios:

Anonymous reformas ha dicho...

haca soy el unico mejor para mi!!
masajes

9:44 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal